____________________
Statement:
Exhibition by José A. Toirac and Octavio Caesar Marín. Factoria Havana. O'Reilly 308 between Havana and Aguiar. February 2017

____________________

Diógenes de Sinope fue un filósofo griego perteneciente a la escuela cínica. Nació en Sinope hacia el 412 a.C. y murió en Corintio alrededor del 323 a.C. No legó a la posteridad ningún escrito propio, la fuente más completa de la que se dispone acerca de él se recoge en “Vidas, opiniones de los filósofos más ilustres” escrito por Diógenes Laercio. Diógenes convirtió la pobreza extrema en virtud,


José Toirac y Octavio César Marín crean un territorio de experimentación propio utilizando la luz como hilo conductor y con epicentro temático en la histo­ria social, política y religiosa... cata arqueológica de la historia reciente que van desentrañando ante el espectador en diferentes piezas e instalaciones. El ar­gumento, estructurado en tres niveles de información se desarrolla en tomo a la exploración del retrato como género: representaciones individuales o co­lectivas que, en su particular búsqueda de la hones­tidad conceptual y estética, son abordadas con maestría desde el conceptualismo al arte povera, del realismo al simbolismo...

La exposición Diógenes y la luz, hace referencia al filósofo de Sínope (413-327 a.C) discípulo de Antístenes de Atenas, uno de los fundadores de la escuela cínica. La austeridad de su vida alelada de placeres materiales y en armonía con la naturaleza, es utilizada como denuncia o actitud de resistencia ante una sociedad colmada de convencionalismos sociales y vanidades humanas. Con su característica ironía, Diógenes paseaba por las calles de Atenas, a plena luz del día con una lámpara de aceite y a quien le preguntaba por tal absurda actitud res­pondía: busco un hombre honesto sobre la faz de la tierra.

La luz como metáfora de la honestidad. Virtud que subyace tras las personas y personajes selecciona­dos para la exposición. Homenaje a todos y cada uno de aquellos que, tras el más absoluto ano­nimato y sin intención de destacar ni buscar reconocimiento alguno logran con "su buen hacer" el éxito y la superación personal en un día a día tan utópico como la sociedad "cargada" de trabas e infortunios en la que se desarrollan. En el vértice de esta pirámide, el mundo de las ideas. La filosofía de Diógenes se entrecruza en la segunda planta con la del sueño revolucionario, el "hombre nuevo" del Che Guevara y su relación con la cultura de masas, a la que Toirac y Marín hacen referencia explícita desde la característica multiplicidad del arte contemporáneo.


by: Concha Fontenla